X
Menu
Pequeño, Seguro y Competente:  Pulgarcito en un centro de negocios

En España el 99,8% de las empresas son pymes. Suponen el 66% del empleo total y el 62% del PIB. Por tanto, estamos hablando del sustento de la economía española”, afirma literalmente Lucía Vera Hervás en Cinco Días.

A pesar de que los grandes acaparen nuestra atención gracias a la publicidad directa e indirecta y a nuestros prejuicios, la base de nuestra economía está en lo pequeño: autónomos, emprendedores, pequeñas empresas y microempresas, términos que muchas veces se solapan según la Cámara de Comercio de España

La necesidad de adoptar las nuevas tecnologías y de adaptarse a los tiempos en aspectos como imagen, gestión y marketing, han hecho de los pequeños un jugoso mercado para todo tipo de empresas, desde las grandes, como Merlin, que va a abrir un nuevo coworking en Madrid con 1.900 metros cuadrados, hasta la persona que ha heredado un gran piso de su familia y decide hacer de él la sede de oficinas virtuales. Mientras la oferta es cada vez mayor, más diversificada y más compleja, sus posibles destinatarios son mucho más prudentes.

Muchos autónomos y emprendedores han comprobado ya los beneficios de una oficina virtual. En Nueva York, decía la premio Goncourt Edmonde Charles-Roux en Oublier Palermo, tener una buena dirección equivale a un título nobiliario.  No es lo mismo estar en el número cuatro de la calle Colón de Valencia,  que en un lugar desconocido del extrarradio; responder a una llamada en medio del tráfico mientras llevamos los niños al colegio a que la conteste un recepcionista profesional de la manera y en el ambiente adecuado. No da igual podernos concentrar en lo que estamos haciendo que estar pendientes del teléfono. Esto es algo que ya nadie discute, las oficinas virtuales están siendo un éxito para ambas partes: proveedores y usuarios.

Sin embargo, los pequeños necesitan dar un paso más que les permita trabajar y relacionarse con sus clientes en un ambiente elegante, confortable y con la infraestructura necesaria para hacer una presentación de éxito, una reunión o una actividad formativa. En cualquiera de estas actividades, lo importante es centrarse en el contenido y en la relación con el cliente en una sala de reunión completamente equipada con los servicios necesarios en cada momento: proyector, papelería, reprografía, desayuno, catering, dentro de un centro de negocios. Todo va a funcionar y si recibe a un vegano o el proyector se atasca no es su problema, solo tiene que comunicarlo a su interlocutor en la empresa para que resuelva la situación mientras usted se centra en aquello que es la esencia de su trabajo, dando una imagen de seguridad y competencia.

 

 

 

Deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies